Posts Tagged ‘besos’

PROFESIONAL OFRECE SERVICIO DE ARRUMACOS Y ABRAZOS

La mujer cobra 60 dólares la hora por mimos, y nada de sexo.

A casi todo el mundo le gusta abrazarse y hacer “cucharita” con su pareja o amante ocasional. Sin embargo hay momentos en los que no se tiene nadie a mano para conseguir “calor humano” Por tal motivo, a Jacqueline Samuel, una señorita del Estado de Nueva York, se le ocurrió una original idea. Abrió un negocio en el que se ofrece a mimar y abrazar a sus clientes por 60 dólares la hora.

“Me gusta abrazar a la gente. Y a todos nos gusta que nos den abrazos”, explica la muchacha de 29 años. “Así que pensé que sería una buena idea un servicio que los proporcione”, agrega la creadora de Snuggery, nombre que le puso a su negocio de mimos y caricias no sexuales.

https://i0.wp.com/i.imgur.com/hpHqO.jpg

Al respecto, y para que no haya malos entendidos, Jacqueline deja bien en claro las reglas y condiciones para la contratación del servicio la sección Preguntas y respuestas de su sitio web. Por ejemplo:

– Antes de la sesión de arrumacos el cliente debe presentarse y entablar una conversación con ella para que los dos se sientan cómodos y que las expectativas sean compatibles.

– La actividad sexual no está permitida.

– En todo momento se deben usar pijamas o ropas cómodas. La desnudez no está permitida.

De todas maneras, a pesar de que Jackie y su cliente están los dos solos en una habitación, del otro lado de la puerta siempre hay personal de seguridad, por si algún pícaro se excita e intenta propasarse.

 

 

Fuente

Los “perdidos” de la música

https://i2.wp.com/www.molinfan.com/Sitios/Actividadestic/imagenes/musica1.jpg

Sumándome a la fiebre generada por el final de la serie Lost, se me ocurrió hablar sobre los cantantes “perdidos” de la música.

Su desaparición de la música fue al mero estilo de los pasajeros del Oceanic 815 de Lost cuyo paradero es incierto.

Así que me di a la tarea de investigar sobre algunas personalidades que marcaron sobre todo la época de los noventas y principios del 2000.

Sin más, vayamos a la lista:

Lou Bega


Sigue leyendo